Noticias de Interés

Constructora Codimo

Constructora Codimo

Más de 25.000 hogares encontraron en el programa una esperanza real de tener techo nuevo y propio.

A pesar de los subsidios que viene entregando el Gobierno Nacional a la compra de vivienda a muchas familias colombianas aún les cuesta cumplir el sueño de tener techo propio. Esa meta les resulta inalcanzable por los pocos ingresos, la nada o poca capacidad para ahorrar o la pesada carga que significa pagar las cuotas mensuales de un crédito hipotecario durante varios años.

Sin embrago, con la activación del programa Mi Casa Ya, desde finales del 2015 hasta hoy, más de 25.000 hogares de 200 municipios en 26 departamentos encontraron una verdadera luz de esperanza en los subsidios de vivienda.

“Los hogares de bajos ingresos están encontrando una verdadera oportunidad de adquirir vivienda propia a través de Mi Casa Ya, que ofrece un apoyo para la cuota inicial y un alivio en la cuota mensual del crédito hipotecario para viviendas VIS”, señaló Sandra Forero Ramírez, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

La esencia de este proyecto es facilitar la compra de casa o apartamento nuevos, ya sea de Vivienda de Interés Prioritaria (VIP) o Vivienda de Interés Social (VIS) en las zonas urbanas de cualquier municipio del país.

El programa está dirigido a los hogares que en su conjunto tengan ingresos totales de hasta 3’124.968 pesos (4 salarios mínimos mensuales), que no cuenten con una vivienda propia ni hayan recibido subsidios de vivienda en el pasado.

Este es el proceso

El proceso para que una familia goce de este beneficio inicia con buscar la oferta de vivienda que hay en la ciudad o población donde se reside y que más se acomode a los ingresos y necesidades del núcleo familiar.

Una vez escogida la casa, el hogar debe acercarse a una entidad financiera o al Fondo Nacional del Ahorro (FNA) y gestionar un crédito hipotecario o leasing de vivienda y consultar si puede ser beneficiario o no del subsidio de Mi Casa Ya. 

En dos años de existencia del programa, más de 113.000 hogares colombianos de bajos ingresos se encuentran habilitados para acceder a las ayudas del programa. 
Las regiones que más se destacan por el número de familias con posibilidades de acceder a esos beneficios están: Valle, con 30.275 hogares habilitados; Atlántico, con 17.668; Antioquia, con 7.367; Risaralda, con 6.455; Bogotá, con 5.648, Cundinamarca, con 4.987, entre otros.

Una vez la familia tiene aprobado el crédito y antes de la escrituración de la vivienda, el Fondo Nacional de Vivienda (Fonvivienda) desembolsará el subsidio.

Así operan los subsidios

“El programa Mi Casa Ya logró simplificar el proceso del trámite del subsidio, que se puede hacer en línea. A través del banco o del FNA, se consulta, se tramita y se desembolsa. Es un proceso eficiente y elimina cargas innecesarias para los constructores y hogares”, explicó Sandra Murcia, directora del Sistema Habitacional de Minvivienda.

Según advierte el Ministerio de Vivienda, en el programa no hay hogares preasignados, ni proyectos de vivienda preestablecidos o inscritos, y los cupos de este beneficio se entregan por demanda, hasta que se agoten. 

Es por esto que el valor del desembolso del subsidio dependerá de los ingresos de la familia. Por ejemplo, un hogar con ingresos de hasta 1’562.484 pesos, lo equivalente a dos salarios mínimos, recibirá una ayuda de 23’437.260 (30 salarios mínimos mensuales).

A las familias con ingresos superiores a dos salarios mínimos e inferior a 3’124.968 pesos (4 salarios mínimos mensuales) se les otorgará un subsidio de 15’624.840 pesos (20 salarios mínimos mensuales).

Adicional a esta ayuda económica, con la que el hogar va a sentir un alivio para la consecución de la vivienda nueva y propia, el beneficiario obtiene una cobertura a la tasa de interés del crédito hipotecario, de acuerdo con el valor de la casa que adquiera. Dicha cobertura aplica por los primeros siete años.

De esta manera, para una vivienda VIP, con un valor inferior o igual a 54’686.940 de pesos, recibe una cobertura de cinco puntos sobre la tasa del interés del crédito hipotecario. Las VIS superior o inferior a los 54’686.940 pesos o igual a 105’467.670 pesos reciben una cobertura de cuatro puntos.

A lo largo de la vida del programa se han asignado subsidios a familias en Valle del Cauca, con 5.476 asignaciones; Atlántico, 2.295; Antioquia, 2.018; Risaralda, 1.741; Norte de Santander, 1.699, Bogotá 480, entre otros.

“Para este año se espera que el mejoramiento del contexto económico nacional conlleve a una dinámica donde la vivienda social siga siendo protagonista y se garantice la continuidad del programa Mi Casa Ya”, puntualizó Sandra Forero, presidenta de Camacol.

Se espera que el mejoramiento del contexto económico nacional conlleve a una dinámica donde la vivienda social siga siendo protagonista

Un complemento para las familias que quieran acceder a Mi Casa Ya es la probabilidad de obtener los beneficios del programa Ahorra tu Arriendo, siempre y cuando el afiliado tenga sus cesantías con el Fondo Nacional del Ahorro (FNA). Esto le permitirá, si lo desea, no pagar un canon inicial y financiar hasta el 100 por ciento del valor de la vivienda escogida, con un plazo de hasta 30 años para cancelar las cuotas fijadas.

Es importante aclarar que los afiliados tienen la alternativa de cancelar antes del tiempo pactado la totalidad del crédito o realizar el pago de cánones extraordinarios para reducir el plazo.

ENRIQUE BUENO 
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Concepto y redacción editorial Unidad de Contenidos Especiales de EL TIEMPO. Con el apoyo del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Con el cambio en la legislación, las cajas de compensación familiar pueden homologar los subsidios de vivienda entregados a la población de estratos uno a cuatro con los del Ministerio de Vivienda. Con montos más altos, comprar casa por este medio es más fácil.

Cada día son más los mecanismos de los que los colombianos pueden echar mano para obtener vivienda propia, sueño que prácticamente todo el mundo comparte. Uno que por estos días está dando de qué hablar es el subsidio de vivienda ofrecido por las cajas de compensación familiar (CCF) del país, que gracias al Decreto 133 de 2018 recibió varias actualizaciones.

Como explica Adriana Guillén, presidenta de Asocajas, la nueva regulación, dada a conocer a finales del mes pasado, “homologó la tabla del subsidio familiar de vivienda con base en la utilizada en los programas del Ministerio de Vivienda como Mi casa ya”. Esto significa un cambio en los montos otorgados por las cajas de compensación. Con esto, en vez de dividir a la población habilitada para aspirar a los subsidios en cuatro grupos lo harán en dos: los que ganan menos de dos salarios mínimos mensuales legales vigentes y los que reciben ingresos entre más de dos y cuatro SMMLV.

Así las cosas, el primer grupo está en la capacidad de recibir $23’437.260, mientras que el segundo puede solicitar $15’624.840. Se trata de una modificación que beneficia especialmente a quienes ganan entre 1,6 y dos y entre tres y cuatro salarios mínimos, y que hasta el año pasado recibían subsidios ligeramente menores a los de los grupos a los que ahora pertenecen.

Pero el rango de montos no es el único que se extiende con el cambio, también lo hace la población que ahora puede acceder a este auxilio. De ser un beneficio exclusivo de hogares conformados por dos o más personas, el decreto pasa a abrirles las puertas a los hogares unipersonales, una medida que de acuerdo con el Ministerio de Vivienda responde a los cambios culturales y demográficos que está viviendo el país.

Eso sí, existen condiciones para acceder a este subsidio. Además de pertenecer a una caja de compensación y de ganar menos de cuatro salarios mínimos, es necesario no haber sido beneficiario anteriormente de un subsidio familiar de vivienda de las CCF o del Gobierno Nacional. Más importante aún es tener un ahorro y capacidad de crédito que le permita al aspirante demostrar un cierre financiero del valor total de la vivienda que desea adquirir, construir o mejorar.

Esto es, en palabras de Guillén: “Tener el 30% del valor de la vivienda, monto que se puede constituir en parte con el subsidio que otorgan la cajas de compensación y en otro porcentaje con el ahorro familiar, que pueden ser las cesantías del trabajador. El 70% restante corresponde a un crédito hipotecario que otorgan las entidades financieras y algunas cajas de compensación familiar que cuentan con este servicio”. La buena noticia sobre esto último es que el decreto amplió las cuotas de los préstamos ofrecidos por las CCF por hasta 30 años.

El reto es para las cajas de compensación, que según la presidenta del gremio, “tienen que hacer varios ajustes” de cara a la entrada en vigencia de la nueva norma. Una primera reunión para este fin se adelantó en Asocajas el pasado lunes, pues la novedad también afecta la operación de los programas de mejoramiento de vivienda y construcción en sitio propio urbano y rural. Teniendo en cuenta la experiencia de las CCF con el sector vivienda, los cambios no deberían tardar en entrar a funcionar.

Guillén aclara que el subsidio, que existe desde 1991 y ha asignado más de $10 billones para vivienda en el país, “es excluyente de los ofertados por el Ministerio de Vivienda, dado que los servicios de las cajas de compensación familiar benefician a los trabajadores colombianos formalizados y sus familias, y los programas del Ministerio de Vivienda se enfocan en la atención a población vulnerable”. No obstante, con la homologación, quienes ya lo hayan recibido y no lo utilizaron quedan habilitados para postularse a los programas del Estado, siempre y cuando puedan demostrar que no lo usaron.

Tampoco es la única iniciativa de vivienda que atañe a las cajas de compensación. También está el Programa de Proyectos Integrales, que busca disminuir el déficit habitacional de los afiliados a cajas de compensación fuera de Bogotá. Con este, explica la directiva, Cafam, Colsubsidio y Compensar, con apoyo de la Vicepresidencia de la República, Minvivienda y Asocajas, están inyectando $300 mil millones a CCF de otras regiones, que a su vez evalúan la elegibilidad de proyectos que son viables para recibir los fondos que se usan en construcción de viviendas de interés prioritario e interés social.

Ahora bien, con el aumento de los montos, queda en duda si las cajas podrán volver a alcanzar la cifra de 50 mil subsidios aprobados el año pasado. Todo dependerá de que los recursos parafiscales que alimentan a las CCF superen a los de 2017. Lo importante es que ahora es más fácil para los colombianos realizar su sueño de tener casa propia.

Desembolsos realizados a partir del próximo 12 de febrero pueden acceder al beneficio. A través del Consejo Superior de Política Fiscal (Confis), el Gobierno anunció este martes la aprobación de más de 1,2 billones de pesos para financiar, vía subsidio a la tasa, la compra de 77.000 viviendas nuevas urbanas.

El ministro de Vivienda, Camilo Sánchez, explicó que por intermedio del Fondo Nacional de Vivienda (Fonvivienda), solicitó 57.670 coberturas por $687.376 millones para impulsar la compra de vivienda social (VIS) y vivienda prioritaria (VIP), con el fin de darle continuidad al programa Mi Casa Ya. Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, solicitó otras 20.000 coberturas por 554.000 millones de pesos, para los interesados en comprar viviendas con precios entre 106 millones y 340 millones de pesos.

Así, se apoya la financiación del crédito durante los primeros siete años, a partir de desembolsos realizados desde el 12 de febrero de este año. 

Vale recordar que el Gobierno asume 5 puntos porcentuales para las VIP, 4 para las VIS y 2,5 para las de más de 106 millones de pesos. Cárdenas aclaró que el subsidio para las VIS y las VIP aplica tanto para la cuota inicial como para las tasas, mientras que para las viviendas de mayor valor solo podrá utilizarse en las cuotas mensuales.

El Ministro de Hacienda también explicó a los colombianos interesados en hacer parte de este programa, que estos subsidios a la tasa -que complementan el valor de la cuota inicial asumida por el comprador con recursos propios-, cobijarán tanto los créditos hipotecarios como los contratos de leasing habitacional.

Finalmente, aclaró que el subsidio para las VIS y las VIP aplica tanto para la cuota inicial como para las tasas, mientras que para las viviendas de mayor valor solo podrá utilizarse en las cuotas mensuales. “El sistema bancario del país presta a los colombianos hasta el 70 por ciento para compra de vivienda nueva, lo que significa que los interesados deben contar con un ahorro (recursos propios) del 30 por ciento del costo total. El saldo restante contará con el beneficio del Gobierno a la tasa”, enfatizó.

Martes, 03 Octubre 2017 11:08

How to become a best sale marketer

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry's standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book. It has survived not only five centuries, but also the leap into electronic typesetting, remaining essentially unchanged. It was popularised in the 1960s with the release of Letraset sheets containing Lorem Ipsum passages, and more recently with desktop publishing software like Aldus PageMaker including versions of Lorem Ipsum.

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source.

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don't look even slightly believable. If you are going to use a passage of Lorem Ipsum, you need to be sure there isn't anything embarrassing hidden in the middle of text. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable. The generated Lorem Ipsum is therefore always free from repetition, injected humour, or non-characteristic words etc.

Lunes, 01 Enero 2018 11:08

Preguntas frecuentes mi Casa Ya

 

1. ¿Si tengo un lote puedo participar en el programa?

Si, la Superintendencia ha notariado y registro debe acreditar que el lote no es apto para vivienda y el hogar debe informar al Ministerio para actualizar la base de datos.

2. ¿Si mis ingresos son como independiente puedo participar?

Sí, la entidad financiera hará la verificación de los ingresos del hogar. El fondo Nacional del Ahorro es la entidad más apropiada para estos casos.

3. ¿Qué pasa si el hogar está reportado en centrales de riesgo?

Si esta reportado en centrales de riesgo, antes de postularse el hogar debe pagar la deuda que tenga.

4. ¿Se puede adquirir segunda vivienda o vivienda usada?

No, un requisito es no ser propietario de vivienda en el territorio nacional. Además, las viviendas que se adquieren con ayuda del programa deben ser nuevas y urbanas.

Contáctenos

  • Calle 5 # 11E–26
    Barrio Colsag
  • (+57) 5 745322
  • ventas@constructoracodimo.com
  • www.constructoracodimo.com

Instagram